Te quiero
porque tu corazón
es barato.

Pe Cas Cor
en 366 días

Acción en redes sociales
saber más

Pernambuco

Última publicación
saber más

Poemas encadenados

Casi la totalidad de su poesía
se encuentra publicada
en este libro
saber más

Pe Cas Cor en 366 días

Acción en redes sociales
saber más

Pernambuco

Último libro
publicado
saber más

Poemas encadenados

Casi la totalidad de su poesía
se encuentra publicada
en este libro
saber más

Te quiero
porque tu corazón
es barato

Pe Cas Cor
en 366 días

Acción en redes sociales
saber más

Pernambuco

Último libro publicado
saber más

Poemas encadenados

Casi la totalidad de su poesía
se encuentra publicada
en este libro
saber más

¿Dónde está la fruta
para nosotros los débiles?
Caen las naranjas
siempre en otras manos
¿por nuestra culpa, madre,
todos esos gajos desprendidos?
Redobla la sangre
en los huertos de abajo
y hay cascadas amarillas
en los bosques de arriba
¡No hay culpa,
sólo hay herida!
Cristales antibalas los de nuestras gafas
¡guerras hay en todos nuestros ojos!
¡Porque no sabemos mirar,
porque no sabemos mirar
como miráis las madres!
¿Es la fiebre del egoísmo
lo que atenaza nuestros corazones?
¿Hay todavía en nosotros
una espiga de trigo?
Traen los cielos una hoz de tormenta
traen los ciervos la despedida
¡Fuertes son los que aman a los débiles!
¡Débiles somos los amados por los fuertes!
¡Y la única misión
es salvar a las madres!
(Para mi madre 23 diciembre 1992 –manuscrito–)

Pedro Casariego Córdoba

(Pe Cas Cor, Madrid, 1955-1993)

Pedro Casariego Córdoba (que firmaba Pe Cas Cor), poeta y más tarde también pintor, se dedicó a la escritura entre 1975 y 1987. O hasta 1988, si contamos sus cuadernos de textos y dibujos, en los que priman el humor y la levedad. En 1989 comenzó a producir su obra pictórica, llegando a superar el centenar de lienzos, algunos completamente independientes y otros incluidos en series, como la de las Manos, la de los Monstruos, la de las Mesas y la de los Muebles. En 1993, como notable excepción, terminó Pernambuco, el elefante blanco, cuento ilustrado que escribió para su hija Julieta. El 8 de enero de ese año se suicidó.

El grueso de su obra poética se ha reunido en Poemas encadenados, 1977-1987 (Seix Barral, 2003). Al escribir poemas, fue por caminos sólo suyos, o quizá transitados por otros sin que él lo supiera, pues tenía en mucho el tratar de no recibir influencias. En la raíz de su pensamiento poético están ese deseo de conservar su virginidad creativa, la convicción de la insuficiencia del lenguaje, la idea del arte interior y la lucha quimérica contra el tiempo con la poesía como arma. Con una rara inteligencia tamizando todo eso, su escritura y su silencio a partir de 1987 responden a un plan muy meditado.

Así, no es de extrañar que Ángel González escribiera en el prólogo a la antología citada: «Es un artista intrigante y misterioso [que] en ningún momento se atuvo a los modos y las modas que caracterizaron el trabajo de sus contemporáneos. […] Su incuestionable originalidad no es algo buscado, sino un hecho que deriva de una actitud ante la escritura que, en el panorama de la literatura española de finales del siglo XX, no comparte con nadie».

Pedro Casariego Córdoba

(Pe Cas Cor, Madrid, 1955-1993)

Pedro Casariego Córdoba (que firmaba Pe Cas Cor), poeta y más tarde también pintor, se dedicó a la escritura entre 1975 y 1987. O hasta 1988, si contamos sus cuadernos de textos y dibujos, en los que priman el humor y la levedad. En 1989 comenzó a producir su obra pictórica, llegando a superar el centenar de lienzos, algunos completamente independientes y otros incluidos en series, como la de las Manos, la de los Monstruos, la de las Mesas y la de los Muebles. En 1993, como notable excepción, terminó Pernambuco, el elefante blanco, cuento ilustrado que escribió para su hija Julieta. El 8 de enero de ese año se suicidó.

El grueso de su obra poética se ha reunido en Poemas encadenados, 1977-1987 (Seix Barral, 2003). Al escribir poemas, fue por caminos sólo suyos, o quizá transitados por otros sin que él lo supiera, pues tenía en mucho el tratar de no recibir influencias. En la raíz de su pensamiento poético están ese deseo de conservar su virginidad creativa, la convicción de la insuficiencia del lenguaje, la idea del arte interior y la lucha quimérica contra el tiempo con la poesía como arma. Con una rara inteligencia tamizando todo eso, su escritura y su silencio a partir de 1987 responden a un plan muy meditado.

Así, no es de extrañar que Ángel González escribiera en el prólogo a la antología citada: «Es un artista intrigante y misterioso [que] en ningún momento se atuvo a los modos y las modas que caracterizaron el trabajo de sus contemporáneos. […] Su incuestionable originalidad no es algo buscado, sino un hecho que deriva de una actitud ante la escritura que, en el panorama de la literatura española de finales del siglo XX, no comparte con nadie».

¿Dónde está la fruta
para nosotros los débiles?
Caen las naranjas
siempre en otras manos
¿por nuestra culpa, madre,
todos esos gajos desprendidos?
Redobla la sangre
en los huertos de abajo
y hay cascadas amarillas
en los bosques de arriba
¡No hay culpa,
sólo hay herida!
Cristales antibalas los de nuestras gafas
¡guerras hay en todos nuestros ojos!
¡Porque no sabemos mirar,
porque no sabemos mirar
como miráis las madres!
¿Es la fiebre del egoísmo
lo que atenaza nuestros corazones?
¿Hay todavía en nosotros
una espiga de trigo?
Traen los cielos una hoz de tormenta
traen los ciervos la despedida
¡Fuertes son los que aman a los débiles!
¡Débiles somos los amados por los fuertes!
¡Y la única misión
es salvar a las madres!

(Para mi madre 23 diciembre 1992 –manuscrito–)

han dicho

Destacamos algunas opiniones sobre Pe Cas Cor

«Maquillaje es un libro enfermo, extraño y precioso. El libro de un poeta que lee novelas. El libro de un hombre que prefiere la acción a la escritura. Un libro en el que la victoria se identifica con el fracaso y el arte con la inconsciencia de estar haciendo arte.»

«Para los que no hayan leído a Pedro Casariego su descubrimiento será un gozoso asombro literario. (…) El ritmo, el sonido, la frase componen algo más que un poema; una irrupción de fuerza caótica y previsible, próxima y fatal.»

«Oí hablar de Pedro Casariego hace años, cuando murió, pero no lo había leído, ni sé si, de haberlo leído entonces, hubiera sido yo uno de aquellos pocos lectores que se dieron cuenta, desde el principio, de lo que tenían entre las manos.»

«(…) para conocerle había que esforzarse mucho más de lo razonable. A mí no me hizo falta. Tuve la enorme, compartida y terrible suerte de ser uno de sus siete hermanos menores. Se llamaba Pedro Casariego Córdoba, y yo afirmo que era un genio.»

Luis Alberto de Cuenca

Poeta y crítico literario

Fernando R. Lafuente

Profesor y crítico literario

Agustín Cerezales

Escritor

Martín Casariego Córdoba

Escritor

«Cuando se produce una pérdida tan grande también se producen miles de interpretaciones. Algunas personas han interpretado todo esto como una salida ante el cansancio de buscar respuestas y no encontrarlas. A mí me parece que a Pedro le pasaba exactamente lo contrario: lo que hay que aprender aquí ya lo sabía.»

«Poeta español, nacido Madrid el 16 de julio de 1955, muerto en la misma ciudad el 8 de enero de 1993. Su obra fulgurante, que se extiende de 1977 a 1986-87, figura entre las más originales y determinantes, no sólo del post-franquismo, sino también de la poesía española contemporánea. Posiblemente de la poesía, sin más.»

«Hay timidez y sabiduría en su manera de no hablar de él sin hablar de otra cosa. Sus libertades tipográficas, tan viejas, en él resultan nuevas, frescas, alegres, sinceras. Autor de Poemas Apaisados del Caballero Inmaduro, dice uno de sus versos: ‘Dividimos con nuestras espadas la Naranja Total’.»

«Corría el invierno de 1985 cuando Pedro Casariego Córdoba se me apareció emboscado detrás de una higuera. No tuve que escarbar en la tierra para que manaran sus poemas, sólo tuve que abrir el número uno de la revista El paseante. Yo, cegada por su gesto de santo románico con gafas, le escuchaba decir cosas asombrosas: ‘Mi angustia/es el eco/de la risa de Dios’.»

Luisa Castro

Poeta

Jordi Bonells

Escritor

Francisco Umbral

Escritor

Isabel Bono

Poeta

han dicho

Destacamos algunas opiniones sobre Pe Cas Cor

«Maquillaje es un libro enfermo, extraño y precioso. El libro de un poeta que lee novelas. El libro de un hombre que prefiere la acción a la escritura. Un libro en el que la victoria se identifica con el fracaso y el arte con la inconsciencia de estar haciendo arte.»

Luis Alberto de Cuenca

Poeta y crítico literario

«(…) para conocerle había que esforzarse mucho más de lo razonable. A mí no me hizo falta. Tuve la enorme, compartida y terrible suerte de ser uno de sus siete hermanos menores. Se llamaba Pedro Casariego Córdoba, y yo afirmo que era un genio.»

Martín Casariego Córdoba

Escritor

«Oí hablar de Pedro Casariego hace años, cuando murió, pero no lo había leído, ni sé si, de haberlo leído entonces, hubiera sido yo uno de aquellos pocos lectores que se dieron cuenta, desde el principio, de lo que tenían entre las manos.»

Agustín Cerezales

Escritor

«Para los que no hayan leído a Pedro Casariego su descubrimiento será un gozoso asombro literario. (…) El ritmo, el sonido, la frase componen algo más que un poema; una irrupción de fuerza caótica y previsible, próxima y fatal.»

Fernando R. Lafuente

Profesor y crítico literario

«Cuando se produce una pérdida tan grande también se producen miles de interpretaciones. Algunas personas han interpretado todo esto como una salida ante el cansancio de buscar respuestas y no encontrarlas. A mí me parece que a Pedro le pasaba exactamente lo contrario: lo que hay que aprender aquí ya lo sabía.»

Clara Janés

Poeta

«Poeta español, nacido Madrid el 16 de julio de 1955, muerto en la misma ciudad el 8 de enero de 1993. Su obra fulgurante, que se extiende de 1977 a 1986-87, figura entre las más originales y determinantes, no sólo del post-franquismo, sino también de la poesía española contemporánea. Posiblemente de la poesía, sin más.»

Jordi Bonells

Escritor

«Hay timidez y sabiduría en su manera de no hablar de él sin hablar de otra cosa. Sus libertades tipográficas, tan viejas, en él resultan nuevas, frescas, alegres, sinceras. Autor de Poemas Apaisados del Caballero Inmaduro, dice uno de sus versos: ‘Dividimos con nuestras espadas la Naranja Total’.»

Francisco Umbral

Escritor

«Corría el invierno de 1985 cuando Pedro Casariego Córdoba se me apareció emboscado detrás de una higuera. No tuve que escarbar en la tierra para que manaran sus poemas, sólo tuve que abrir el número uno de la revista El paseante. Yo, cegada por su gesto de santo románico con gafas, le escuchaba decir cosas asombrosas: ‘Mi angustia/es el eco/de la risa de Dios’.»

Isabel Bono

Poeta

Confiamos en que estos audios y los vídeos
te ayuden a conocer mejor al autor y a su obra

Coloquio sobre Pe Cas Cor - Parte I

Luis Alberto de Cuenca, Martín Casariego, José Luis Gallero y Nacho Fernández con Fidel Moreno | El Estado Mental Radio, 2012

Coloquio sobre Pe Cas Cor - Parte II

Luis Alberto de Cuenca, Martín Casariego, José Luis Gallero y Nacho Fernández con Fidel Moreno | El Estado Mental Radio, 2012

Pedro Casariego Córdoba

Martín Casariego, Ana Ruiz de la Prada, Nacho Fernández, Javier Arnaldo, Pedro Sorela y Clara Janés con Javier Tolentino | El Ojo Crítico, RNE 1995

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento al uso de las mencionadas cookies y aceptando nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Comparte

Comparte esta página