Nuestras palabras
nos impiden hablar.
Parecía imposible.
Nuestras propias palabras.

Nuestras palabras
nos impiden hablar.
Parecía imposible.
Nuestras propias palabras.

1977. Poesía

La canción de van horne

Poemas encadenados, 1977-1987, Seix Barral, 2003; publicado como libro independiente por Ediciones Tansonville, 2004 –con prólogo de Eduardo Fraile Valles–

La canción de Van Horne es el primero de sus libros en los que todos los poemas siguen una misma línea argumental, compleja y enrevesada, pero que otorga unidad narrativa al conjunto. Él lo calificó en su primer curriculum, realizado poco tiempo después, de «poema épico del mundo actual». Conserva la influencia del lenguaje periodístico, y profundiza en algo que había empezado a hacer en las pequeñas series de poemas anteriores: la visión de un mismo suceso desde distintos puntos de vista, a veces complementarios, a veces contradictorios. En la trama, un robo de diamantes y el asalto armado de un edificio de oficinas. La dificultad de la expresión no expresa de lo íntimo planea sobre el poema.

La canción de Van Horne
Yo soy tuyo
Tú eres mía
Tú eres el amor
De mi vida
El viento curva   el viento curva
Los árboles de la ciudad

dice tan poco acerca de Van Horne.

(fragmento de V.H. 23)

Y es que el propósito de Pedro fue «dibujar una atmósfera, y no delinear unos personajes». En el resto del libro, sucesos que nos dicen mucho sobre esa atmósfera de violencia e incomprensión, y a veces algo sobre el carácter o los sentimientos de los personajes.

Nunca sabremos si Vanderbilt
entró en la joyería de Stirling
con el firme propósito
de robar los diamantes.
Todos los que conocemos a Vanderbilt
desde hace tiempo
cuando Vanderbilt
trabajaba
cavando y cortando el césped
cepillando los extensos jardines
de las blancas mansiones
de la avenida Zimmermann
opinamos que habiéndose decidido  a atracar la joyería
no hubiera permitido
que le acompañara H.
la tercera mujer de Van Horne.

V.H.75. 

Todos hemos comprobado
la extraordinaria cabida
de los bolsillos de Vanderbilt.
Los múltiples bolsillos
bajo los ojos de Vanderbilt
podrían contener
una docena de artículos de regalo.
Algunos creen
que Rip deseaba extraer
su gruesa billetera de tratante de ganado.
Quizá sí quizá no.
Vanderbilt sacó la Magnum
y no rectificó
no está dispuesto
a aceptar un solo corte
en la película de su vida

V.H.76.

Una nube de helechos
tapaba la entrada.
El padre del bulto
que
a pesar de la extraordinaria cabida
de sus bolsillos
los bolsillos de Vanderbilt
rompe la simetría bilateral
de su persona
es el saquito de los diamantes
saquito obtenido
saquito con el que se ha hecho Rip
mientras su mujer pagaba
por una pulsera que no valía
su peso en barro.
Rip y su mujer
pisan la avenida Zimmermann
cargados de baratijas.

V.H.77.

Vanderbilt y su mujer
pisan la avenida Zimmermann
cargados de baratijas
y desde allí se despiden
de la pálida corbata rosa de Stirling
y de la joven ayudante hawaiana.
Stirling dedica una lánguida sonrisa
a sus clientes preferidos
sonrisa que se traslada luego intacta
a la suave boca de la nadadora hawaiana.
Cada uno de los pasos de Vanderbilt
cada uno de los pasos de H.
es un escudo
con el que
la cansada avenida Zimmermann se protege
del asalto de la luz.
El jardín de Van Horne
es el tercero de la derecha.

V.H.78.

Stirling paga los salarios más bajos
simbólicos de Battery.
No es difícil sobornar
a una empleada
nadadora hawaiana
que vive de su trabajo
con el mezquino Stirling
y que anhela regresar a Hawai.
Rip Vanderbilt
el ex ingeniero de Quebec
entra en el apartamento
de la flexible hawaiana
bajo el peso de su gruesa cartera
de tratante de ganado
y deposita en sobre el mantel
que viste la mesa secundaria
un cartel turístico
que contiene una nítida fotografía
del puerto de Honolulu.

V.H.79.

La familia de la empleada hawaiana
malvive en el puerto
de Honolulu.
Reconstruyamos
la escena del robo de los díamantes.
Mientras H. habla
charla amistosamente
con Stirling
con la empleada hawaiana
nadie desconoce
la extraordinaria facilidad
de la mujer de Van Horne
para la comunicación verbal
el ex ingeniero de Quebec
que recuerda bien
la combinación de la caja fuerte de Stirling
se apodera
del saquito de los diamantes.

V.H.80.

H. charla amistosamente
con Stirling
con la empleada hawaiana
acerca del hermoso
gigantesco edificio
que la editorial Zimmermann Hermanos
está construyendo
sobre el amplio viejo solar que limita
con la calle Stirling
la avenida Zimmermann
y la boca de metro de Matson Gardens.
Será el primer edificio de la
editorial Zimmermann en Nueva York
y sostendrá
más de 81 plantas.
Vanderbilt abre la caja fuerte
y se apodera de los diamantes.
Poco después
Rip y H. emprenden la huidá
una huida que no lo es

V.H.81. 

Los poemas originales tienen sangrados (de distintas medidas y en muchos de los versos) que determinan el ritmo de lectura ideado por el autor. Aquí no se han reproducido.
En formatos pequeños de pantalla tampoco se respeta la longitud de los versos.
han dicho

Destacamos algunas opiniones de los críticos

Esther Ramón
Introducción del libro Poemas encadenados, 1977-1987

«En palabras de su autor La canción de Van Horne es un poema épico del mundo actual. En él los hombres matan y mueren, compran, roban, se debaten entre la luz que prometen los anuncios de la bebida Van-Cola y los viajes de placer con idílicas estampas. La gente pierde y recupera su identidad, trabaja y quiere ascender, es despedida. Se trata de un mundo en guerra, con sus escaramuzas, con sus gestas. La mayor: asomarse a las galerías subterráneas sin perecer en ellas.»

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento al uso de las mencionadas cookies y aceptando nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies